Vecinos de Serón y Macael arropan a Enrique Pérez Parra en el pregón de fiestas

Serón comenzaba sus Fiestas Patronales en honor a la Virgen de los Remedios con el Homenaje a los Mayores y el Pregón a cargo de Enrique J. Pérez Parra (Serón 1958), Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada.

La fresca noche contrastó con el calor humano de la velada; transmitido a través de las palabras del pregonero y el tributo a Adoración Pérez Berruezo, a Juan Cazorla y a Josefa Expósito de manos de la presidenta de la Asociación de la Tercera Edad de Serón 'La Experiencia', María Fernández y de la concejala de Festejos de la localidad, Rosa Martínez Fernández.

El alcalde del municipio, Juan Antonio Lorenzo, invitó a los vecinos a pasar unas felices fiestas y presentó al pregonero ensalzando su sencillez y absoluta devoción por su trabajo; dijo de él que es una persona muy querida en Macael donde ejerce como médico de familia desde hace más de 30 años, trabajando una media de 15 horas diarias colaborando también con el Hospital La Inmaculada de Huércal-Overa. Lorenzo agradeció que Pérez Parra y su familia mantengan con Serón esa relación de cariño que les hace vivir a caballo entre la vecina localidad macaelense y el municipio seronés donde residen fines de semana y en períodos vacacionales.

El pregonero, rodeado de su familia y arropado por vecinos y amigos de Serón y muchos otros desplazados desde Macael, ofreció un discurso cercano y entrañable donde las vivencias y recuerdos de su niñez y juventud en Serón se vincularon con los momentos que Pérez Parra disfruta actualmente en la localidad seronense rodeado de sus amigos de Siempre.

“Quien podía imaginar, cuando corría de chiquillo por todos los callejones del pueblo que, con el transcurrir de los años, iba a estar aquí, en mi querido Serón, para compartir estos momentos con conocidos, amigos de toda la vida, vecinos de mi infancia, seres queridos en fin a los que guardo un profundo cariño. He pasado más de media existencia fuera del pueblo que me vio nacer, pero no es menos cierto que ocasión tengo, con mis hijos ya criados, vuelvo a disfrutar de mis amigos, lo que resta de familia y como no, de mis buenos recuerdos por estos lares. Mis palabras de hoy, si me lo permitís, se las quiero dedicar a mis padres, Enrique y Ana”, expresó el pregonero.

El médico recuperó momentos felices y entrañables de su infancia que con humor y nostalgia fue enumerando a lo largo de la velada, sin pasar por alto la realidad del Serón de hoy en día.

 

Galería de imágenes:

Ver imagen